Extracto de reishi Vs Reishi seta

La diferencia entre un extracto y alimento es enorme:

Uno puede poner a cocer pan integral en una olla con agua, retirar el pan cuando haya cocido bien, y seguir hirviendo el agua hasta que se concentre todo lo disuelto en una costra marronácea. Si hacemos polvo a esto tendremos un extracto de “barra de pan”. Tendrá concentradas vitaminas de grupo B, solubles en agua: B1 y B2 (la B6 que también tienen el pan no estará, pues se destruye con el calor), almidones concentrados (hidratos de carbono), gluten concentrado (proteínas) y minerales concentrados: selenio, calcio, potasio, magnesio… ¿Es mejor que la barra de pan? Pues eso de pende del fin que quiera uno darle. Si alguna persona tienen una deficiencia en vitamina B2 será mejor que el pan normal de partida (pues tiene mas vitamina por gramos de sustrancia), pero otra con necesidad de vitamina B5 este extracto no le servirá para nada. Ah! Y un intolerante al gluten le ocasionarás graves daños en el epitelio intestinal, pues en unos gramos de extracto tendrá el gluten de toda la barra de pan.

Sí, un extracto concentra algunas sustancias, otras se dañan durante el proceso de extracción, y las buenas muy concentradas pueden ser nocivas. Vista esta explicación, analizando ya el reishi:

La práctica totalidad de los extractos que existe en el mercado se realizan para concentrar los betaglucanos. Estos se extraen con sosa cáustica (NaOH) y ácido clorhídrico (CLH), sustancias altamente reactivas y por ello son capaces de separar las cadenas de betaglucanos de la matriz general de glucano de la seta. ¿Qué sucede ahí? Primero, el propio betaglucano se ve afectado y pierde parte de su conformación en triple hélice (estructura semejante al enrollamiento del ADN). Esto hace que los betaglucanos pierdan actividad, puesto que dentro de los beta glucanos activos de enlaces 1-3 a 1-6, lo que presentan este enrollamiento son los de actividad biológica. Por otro lado los tratamientos agresivos con sosa, para extraer betaglucanos, cambian químicamente muchísimas moléculas de acción biológica, perdiendo su actividad, estamos actuando con bases (NAOH) y ácidos fuertes (HCL), que a nivel casero corroen metales, dañan tejidos vivos (¡no se deben tocar con la mano!), y reaccionan con casi todo, incluyendo sustancias del reishi.

He puesto un ejemplo de realizar un extracto acuoso de pan integral. Pero hagamos otro extracto: Si hirviéramos la barra de pan en alcohol etílico (peligrosísimo en casa, pues puede incendiarse), y retiráramos de nuevo el pan del líquido y evaporáramos el alcohol hasta obtener una costra, como en el proceso anterior, obtendríamos lo que sería un extracto alcohólico de “barra de pan”. Este tendría cero vitaminas del grupo B puesto que no se disuelven en alcohol y carecería de casi la totalidad de minerales: selenio, calcio, magnesio que tampoco se disuelven… asimismo tendría proteínas de forma residual, y de lo poco que habría serían los aceites añadidos al pan y alguna vitamina liposolubles y otros compuestos apolares. La composición química del resultado de la extracción es totalmente diferente a la extracción en agua y, por ello, la actividad en el organismo sería otro mundo. Y volviendo al reishi:

Existen estudios médicos con extractos en cloroformo muy activos, que no se hacen a nivel comercial por lo fácil que se degrada el cloroformo y lo peligroso que es; también estudios médicos con extractos en éter, extractos en metanol, y por supuesto en agua y etanol. Cada extracto concentra unas moléculas distintas y por ello tienen una actividad distinta en el organismo. De los aproximadamente 700 estudios médicos publicados para el reishi hasta la fecha sólo existe un extracto que presenta todas las actividades de todos los extractos y por lo tanto todas las propiedades: el reishi sin extraer. Sí, tendrá menos concentración de todo, pero tendrá todo.

Y sobre los extractos que hay en el mercado: ¿Qué problema nos encontramos? El problema es que una empresa hace extractos pero, en casi todos los casos, no sabe que concentra como lo ha modificado, y qué cambios ha originado en su composición química. Más bien hace extractos concentrando lo que se puede vender mejor, lo que más rentable es, y lo que “más márketin tiene” (en el reishi los triterpenos y los betaglucanos). Recordemos que son empresarios, no científicos.

Por último indicar algunas cosas de las cuales carece cualquier extracto de reishi del planeta: fibra fúngica: se desecha porque es insoluble en todo: quitina, hemicelulosa, polisacáridos complejos estructurales… pero en el organismo tienen muchas funciones: retiran sustancias carcinógenas del colon (previniendo del cáncer con más incidencia en la población europea), son nutrientes para nuestra flora intestinal (el ácido butírico que se genera en la degradación bacteriana de la fibra en el colon es importantísimo para la flora intestinal), poseen antioxidantes que se liberan en procesos metabólicos de la fibra, son de gran interés como ayuda física para ir al baño, debido a que recogen gran cantidad de agua, reducen el colesterol, (probado para en el caso de betaglucanos de levaduras, similares a los del reishi)…
También en los procesos de extracción pierden su conformación las proteínas del reishi, que se desnaturalizan o precipitan y, por ello pierden gran parte de su actividad biológica: no olvidemos que gran capacidad inmunomoduladora del reishi esta estudiada para la proteína LZ8, entre otras… Y bueno, lo comentado de que en los procesos de extracción siempre se degradan otra gran cantidad de sustancias que ni siquiera está estudiadas, debido a lo complejísimo que es.

¿qué es mejor, reishi micronizado o un extracto?

Pues para una persona sana, sin duda el reishi entero: no se necesita concentrar ninguna sustancia activa, pues la persona está sana, y cualquier sustancia concentrada en mucha dosis puede dar problemas.

Y para una persona con algún problema: ¡esta nunca debe automedicarse!, y menos con extractos que químicamente no se sabe lo que tienen. Siempre debe ir al médico o especialista que le trate. Y, si decidiera tomar algo, que tome algo seguro, contrastado con milenos de consumo por humanos y con ya una gran eficacia: un alimento, como una manzana, brócoli, naranjas o reishi puro. Los extractos nunca tendrán la seguridad de un alimento (por ello sanidad obliga a venderlos dosificados y con modo de empleo).